sábado, 16 de abril de 2011

El riesgo de amar


(PARTE I)

                                                        Buscando, nada más!

Todo llegó de la nada, el mundo no tenía otro motivo más que encontrarte, mi anhelo no era otro más que sentir, vivir y aprender a amarte.
Mirar una película de amor, era pura confusión,  al no entender por que el drama, las alegrías y muchas veces tristezas.
Mi concepto de amor alimentaba un vacío y el hambre  por encontrarte y comprender, ver de donde nace la locura de olerte y suspirar profundamente.  
  
Te esperé por años.

Un día desistí y quise huir, la espera era eterna y mi anhelo decidió apagarse, dejar que ocurriera lo que tuviese que ocurrir. Pensé era tiempo de concluir, ese tiempo enemigo y mi busca de amor no querían mas existir. Eran cuatro letras que se mezclaban entre sí, que en lagrimas quisieron sumergirse y del pasado hacer un sufrir eterno, una odisea, un camino sin fin.

Muchas personas se vistieron con mis sabanas, se quedaron a dormir.
Muchas otras se disfrazaban de vos y al amanecer, entendía que mis intentos solo me hacían pensar que el amor no era para mí.

Justo antes de que veinticuatro horas se multiplicara por tres, cuando menos pensé, apareciste radiante y alimentado así mí fe. Parecía irreal la luz de tu sonrisa, y esas charlas eternas que ante la ausencia de palabras, dialogaban con caricias sobre la almohada.

Ahí entendí, el amor era para mí, el amor sí era algo que tenia que vivir…
Intente reconstruir mi vida, me quedé para eventualmente ser completamente feliz.
Fue cuando “yo” se acompaño de “vos”, éramos dos locos buscando algo tan simple:
                                                    
                                                            (PARTE II)

                          Alguien que con la mirada nos diera una razón para vivir.

Acá arranco a hablar de lo que a tu lado logré a mi vida adherir:

Mis Lucky dejaron de serlo, ahora tus cigarrillos se disfrutaban más.

Llorar, era razón para lamentar. Estaba bien, al final tus brazos en algún momento iban a reaccionar.

Familia no era una palabra para pronunciar, vos me mostraste que son ellos los que te dan ese amor incondicional.  

En algún momento mis pensamientos se querían liberar, hasta que un día mis manos se conectaron para escribir, tratar de redactar, desahogarme y no lastimarte más. Fue así que mis intereses por el guardapolvo se mancharon con tinta y su blanco en papel. Mi futuro no quería más tener el poder de curar, con vos nació mi pasión por escribir, pintar y expresar.

Fuiste vos quien me mostró que amar no es jugar o pretender que siempre nos vamos a acompañar, que vivir el “hoy” y hacer lo bueno una realidad era lo que nunca nos iba a distanciar.

Vos querías cambiar el mundo, tu don de dibujar podía convertirse en algo infantil que animaba la razón para seguir. Dibujos de por vida  eran alimento bajo un techo azul, techo donde juntos mirando al cielo nos saludó un OVNI y nos hizo compañía las sobras de un Fernet.

No entiendo mi manera de pensar, muchas veces tu imagen vuelve para ver si me puedo “controlar”, al final el resultado es el mismo, trato pero no te logro olvidar.

Intensidad era lo que unía nuestra amistad, esa manera extrema de amar. Por un momento pensé podía ser real, lo suficiente  que aproveché para mi pasado revolver, sin darme cuenta que ese era el comienzo para un ingrato final.

No estaba feliz, lloraba, gritaba, nada me saciaba, pensaba que eras vos….
Tarde fue cuando logre comprender que era mi mente la infeliz, pero por ti mi corazón latía y decidía no morir.  

Intento escribir sobre alguien o algo más, no te contacto por que tu confianza de nuevo logré traicionar. Te juro mi único objetivo es que me llegaras a odiar, que mi nombre fuese imposible de nombrar, que tus recuerdos de mi sean pesadillas para que no te acercaras más.

Solamente alejándote te iba a hacer reaccionar.

Te extraño como nunca en mi vida logre extrañar. Sin embargo pasó, no fue más algo irreal. Fuimos tú y yo, y los dos uno solo ilusionándonos sin parar.

Esta es la historia de un loco que quería amar, ahora solo le pide a la vida que le enseñé como mi amor por vos olvidar.








"...Good times they come and they go
Never going to know
It's like the weather
One day chicken next day feathers
The rose we remember
The thorns we forget
We'd love and leave
We never spend a minute on regret..."

1 comentario:

Leandro Sebastian dijo...

Me gustó la parte I. Le diste la rosca que te venía faltando. Congrats ahi che!