domingo, 15 de abril de 2012

Una ultima canción

Cuando camino por la ciudad, escucho los ecos de tu voz, y siento que mi corazón no va aguantar, suspiro y hay un dolor difícil de explicar. Tomo aire y sigo procurando ignorar cualquier tipo de encuentro con algún recuerdo que me haga dudar.

Miro la luna llena, mientras se torna azul. Así como el color de las paredes que fueron testigos oculares de aquel momento, en que tomaste mi mano y escribiste un te amo.

Nunca más sentí el deseo de decirles a todos sobre lo nuestro. El suspenso se apagó y ahora lo demás no es más que una trágica película donde compartimos bandos opuestos.  

Busco alguna mirada que active una conexión directo al corazón, que me llene de química pura y exponga ante mis ojos esa sensación de mariposas en el interior.

Escucho Love me Tender, pero parece que ni Elvis puede sustituir aquel día en que me acorralaste para cantarme que te amara dulcemente.

Por eso si bien las primeras veces siempre llegan, es la primera después del final la que nos refresca lo lindo que es amar, pero lo doloroso que se siente cuando no queda otra cosa más que recordar. 


"... I wonder if you’re lonesome tonight ... And if you won’t come back to me Then they can bring the  curtain down... "