miércoles, 28 de marzo de 2012

Ilusas Ideas

A través de la historia los seres humanos sufrimos infinidad de situaciones, las que eventualmente se tornan en motivos de celebres festejos con muestras de felicidad. Un claro ejemplo de patriotismo ante una guerra o la unión ante una catástrofe.

Con el pasar del tiempo, las personas a nivel individual, dejamos de buscar la paz mundial, para enfocarnos en un sinfín de preguntas que cuestionan los detonantes del sufrimiento personal.

No dedico horas extensas a meditar buscando mi equilibrio espiritual pero hoy solo hace  falta mirarse al espejo y luego por la ventana para saborear una pizca del sufrimiento que afuera de nuestras puertas nos persigue como presas del tormento, y que ante nuestro reflejo nos acaparan los deseos banales de vernos mas jóvenes, soñando despiertos para abrir la mente a la desilusión.

Estas son algunas cosas de la interminable lista de situaciones con las que vivimos día a día, siempre estamos atentos a lo externo, desde nuestra coraza hasta lo que sucede masivamente. Pero nunca nos invitamos a recorrer el delicioso mundo interno, el mundo que nadie explora por que se sofoca en un in entendible trecho. Perdemos el control y buscamos justificarnos, decaemos en depresión y siempre buscamos alguien en donde apoyarnos.

Amarnos a nosotros mismos es solo el comienzo, el inicio para emprender un camino hacia nuevos conocimientos, de crecimiento, de equilibrio, de lo que naturalmente nos hace felices. Sonreírse a si mismo es el motor de arranque para sonreírle al mundo, y  un tropiezo es la pausa para tomar aliento.

Desistir en construir nuestros cimientos es como estancarse para siempre en el mundo de los lamentos. Ser feliz debería de ser el punto de origen, para así hacer de la vida un rascacielos, donde los errores son solo pautas que culminen en anhelos para vivirla a pleno. 

Sin embargo, parece que nos hemos cegado en la ilusa idea de seguir viviendo a base de llantos, potenciados por gente sin cerebro que procura vernos seguir sus  pasos llevándonos  siempre al mismo infinito túnel que nos consume en el derroche para alimentar así su ego.  
                       
                          

3 comentarios:

Gustavo Löbig dijo...

Me impactó tu capacidad de expresar lo que muchos pensamos y sentimos, como propio. Eso es ser empático, y si le sumas la tremenda sensibilidad y capacidad de observación que evidentemente tienes, la verdad me honra que hayas decidido seguir mi blog. Me gustaría también leer tus tweets, si es otra forma de dar tu aporte al mundo y ser tu amigo, aunque sea virtual. Mi correo (soyotuel@hotmail.com) y un abrazo desde Caracas. Gustavo, alias. LOBIGUS

Gustavo Löbig dijo...

Complemento el comentario anterior diciendo que recién publiqué un artículo acerca de la CONCIENCIA en mi blog lobigus y que este artículo tuyo le viene com o anillo al dedo. Así que por favor deja comentario en ese nuevo tema en http://lobigus.blogspot.com/ citando el tuyo, para que mis lectores también pasen por aquí y se enriquezcan con tu aporte. Un gran abrazo! Gustavo

Naty L dijo...

http://elespaciodeencantadora.blogspot.com.ar/?m=1